Saltear al contenido principal

El lunes 1 de agosto de 2011 los voluntarios de ameafrica volvieron con un camión de 7.000 litros de agua al Campo de Desplazados Internos de las afueras de Nairobi en la zona de Ruai.

 

Los desplazados han construido sus chabolas bastante alejadas unas de las otras, por ello el suministro de agua para todas las personas ha sido bastante complicado. El camión paró en una zona que parece ser el centro, ya que es donde hallamos una pequeña chabola que vende algunos productos de primera necesidad y otras chabolas abiertas con una especie de bancos para poder sentarse.

 

Al ver el camión acercarse las personas salieron de sus casas cargadas con garrafas y empezaron hacer cola para recoger el agua. Durante la estancia del camión cisterna el flujo de personas fue constante, entre ellas muchas mujeres y niñas cargadas con las garrafas y los bebés en brazos o en la espalda.

 

Al empezar a subministro algunos hombres se acercaron para indicar que con 7.000 litros  no habría suficiente para todo el mundo. Por ello, nos informaron que a unos pocos kilómetros había un edificio de la policía que contaban con un tanque y que con el agua que habíamos traído y con  la   de la policía todo el mundo estaría cubierto.  De lo que se trataba, era de  utilizar el agua de la policía y luego entre los voluntarios de ameafrica volver a llenar el tanque del edificio policial. Así, algunos voluntarios de ameafrica junto con algunos hombres se desplazaron hasta el lugar donde se encuentra la policía para explicarles la situación en la que nos encontramos. No obstante,  no sirvió de mucho, ya que los agentes policiales se negaron a dar agua para el Campo de Desplazados Internos argumentado la ilegalidad de dicha acción.

 

Así pues, al no tener la oportunidad de subministrar agua para todas las personas, el camión cisterna se dirigió hasta otra zona del Campo de Desplazados para que las personas que no tienen la oportunidad de moverse con facilidad también pudiesen subministrarse. Allí nos encontramos con un depósito de agua que estaba en malas condiciones y  que no se podía utilizar.

 

Los voluntarios de ameafrica al ver que no había suficiente agua decidimos que entre todos pagaremos el arreglo del depósito de agua y que cada uno de nosotros comprará por 25 euros  7.000 litros de agua que serán llevados con un camión cisterna hasta el depósito.

 

Cabe destacar, que el reparto no fue equitativo para todos, ya que no todos se llevaron los mismos litros de agua y además nos encontramos con mucha tensión y algunas disputas al ver que no llagaba el agua para todos.

 

Tal vez, si entre todas las personas que leemos este artículos  suministráramos un camión de 7.000 litros cada mes, algunas personas que se encuentran allí podrían dedicar su tiempo a realizar otras tareas que les ayude a salir de ese lugar y a llevar una vida digna.

 

 

 

 

 

Volver arriba