Saltear al contenido principal

 Las elecciones  de 2007  llevaron a Kenia a  conflictos  políticos y a confrontaciones entre tribus. Alrededor de 1700 personas del rift valley (valle del rift) se desplazaron hasta la provincia de Nairobi, en la zona de Ruai, donde viven en chabolas construidas de chapas metálicas sujetas con palos y clavos a 5  kilómetros de  los pozos de agua y a temperaturas extremas.

 

El conflicto ha finalizado y ellos siguen sin poder volver a sus casas porque han tenido confrontaciones con sus vecinos ante un tema que no los involucra a ellos directamente.

En suma,  el gobierno después de lo sucedido le ha dado la mano  a la oposición y no se ha encargado de solucionar los conflictos que indirectamente han sufrido el resto de los ciudadanos.

 

Los desplazados internos desean volver a sus casas o poder llegar a tener una vida digna. Sin embargo, la situación no mejora y las circunstancias de vida no favorecen una evolución hacia una mejor calidad de vida.

 

Una vez allí, nos hemos encontrado con algunas personas que residen en el campo de desplazados internos, jóvenes, adultos, gente mayor y niños que han venido a recibirnos.

 

Dicen no recibir ayudas del gobierno y que solo tienen ayuda de la iglesia. Además cuentan que la situación es muy dura y que vienen de muy lejos.

 

Les hemos ofrecido aquello que creen que más necesitan, por ello el lunes día de Agosto recibirán 10.000  litros de agua que se repartirán entre todos de parte de Ameafrica. A parte han argumentado que sería interesante construir una infraestructura aunque fuese de planchas metálicas y que un profesor se desplazará hasta allí para que aquellos niños que no  pueden ir a la escuela puedan pasar  el día lo mejor posible  y distraerse. Por otra parte, han expresado la necesidad de obtener planchas metálicas para  así arreglar las chabolas de las personas más mayores.

 

Aún en estas circunstancias no han dejado de sonreír y nos han agradecido mucho nuestra visita.

 

 

María del mar Aparici Sanmateu.

Volver arriba